Alberto Fernández visitó a Lula en la cárcel de Curitiba, Brasil

El precandidato presidencial del Frente de Todos visitó al ex presidente de Brasil en el lugar en que se encuentra detenido en Curitiba.

El candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, visitó este jueves al ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva en la sede de la Superintendencia de la Policía Federal en Curitiba. Allí es donde Lula cumple la condena dictada por el cuestionado Juez Sergio Moro, que hoy es ministro de Justicia del presidente Jair Bolsonaro. Al salir del penal, Fernández destacó: “Veo con mucha preocupación su detención. Es un nombre de cuya inocencia no dudo, que realmente tiene todo el derecho de estar en libertad para defenderse”.

El precandidato llegó al penal de la sureña ciudad brasileña poco antes de las 16 horas, acompañado por el ex canciller y ex ministro de Defensa del lulismo Celso Amorim. Al salir conversó con periodistas y militantes del PT. “La prisión de Lula no es algo que nos pase desapercibido”, remarcó. Luego aseguró que va a estar “al lado” del ex presidente “todo lo que sea necesario hasta que el sistema judicial entienda que hay que respetar el derecho de los ciudadanos”.

Por las fuertes reglas de detención impuestas al ex jefe de Estado, las visitas se limitan a dos personas por semana y se realizan los jueves, exceptuando a los abogados, y la duración máxima es de una hora.

Lula lleva preso más de un año en Curitiba. Fue condenado en un juicio que fue cuestionado desde un principio y que en las últimas semanas sumó nuevas pruebas que ponen en jaque el accionar del juez Moro, a partir de los chats publicados por el portal The Intercept, que muestran los diálogos del magistrado con los fiscales del caso para armar la causa contra Lula y poder involucrarlo en distintas investigaciones de corrupción.

Este es el segundo viaje del ex jefe de Gabinete al exterior para reunirse con un ex presidente. Al poco tiempo de que se oficializará su postulación viajó a visitar a José “Pepe” Mujica al Uruguay.

Fuente: Tiempo Argentino

Compartir: