Alemania cayó 2-0 ante Corea del Sur y quedó fuera del Mundial en primera ronda

Cuando el sorteo determinó a los rivales de Alemania, el campeón del mundo en Brasil 2014, para el Grupo F de Rusia 2018 a nadie se le hubiera ocurrido pronosticar este desenlace histórico: los alemanes se van en primera ronda.

El equipo de Joachim Löw, la selección del proyecto a largo plazo, del recambio generacional que ganó la Copa Confederaciones con juveniles, la que tira los Panzer en la cancha y arrasa; la imbatible, según el axioma del goleador inglés Gary Lineker (“El fútbol es un deporte en el que juegan once contra once y siempre ganan los alemanes”); la del país ordenado, con una economía dominante a nivel global, la de la sociedad del respeto y la memoria; la Alemania que había llegado por lo menos hasta las semifinales en los últimos cuatro mundiales, se quedó afuera en la primera ronda por primera vez en su historia.

En el Kazán Arena, Corea del Sur le dio el golpe de nocaut con dos goles en tiempo de descuento tras defenderse durante casi 90 minutos. Kim, tras capturar un rebote en el área -y luego del suspenso del VAR- y Son, la estrella que juega en el Tottenham inglés, sellaron el 2-0 para los asiáticos.

Los cierto es que los de Löw jugaron un pésimo Mundial. Fueron superados por México en el debut (0-1), les ganaron sobre la hora a Suecia (2-1) después de empezar abajo y con un tiro libre mágico de Toni Kroos en el final. Y frente a Corea del Sur, el rival más accesible -a priori-, cuando todos esperaban finalmente que los alemanes se despertaran, se dio el batacazo más fuerte de la Copa del Mundo.

Alemania jugó al trote, llegaba tocando casi hasta el área chica de su rival. Pero le faltaba el gol. Y en el segundo tiempo, Löw mandó a los tanques a la cancha: Müller y Gómez. Ni así pudieron los alemanes derribar la muralla roja de coreanos, que también contaron con la mano salvadora de su arquero Jo ante un cabezazo a boca de jarro de Goretzka.

Se terminó el mito alemán, o el chamuyo como había aventurado Diego Maradona en Sudáfrica 2010 antes de perder 4-0 por cuartos de final. Los campeones del mundo se despiden en la primera fase y ya nadie es intocable ni imbatible. La caída de Alemania en Rusia quedará para la historia.

Fuente: Clarín – Deportes

Compartir: