Cerraron 70 fábricas de cuero y se perdieron 3 mil empleos por importaciones y suba de tarifas

El presidente de la Cámara de Manufacturas del Cuero y Afines (CIMA), Ariel Aguilar, denunció que “la caída del consumo, el aumento de las importaciones, la suba de tarifas y las tasas de interés, que hacen inviable cualquier proyecto productivo, ya generaron la pérdida de más de 3.000 puestos de trabajo y el cierre de 70 fábricas”.

En el primer semestre, las unidades importadas de productos del sector aumentaron un 49,89% con respecto a igual período de un año antes según informó la CIMA. Asimismo, las compras en el exterior de carteras de cuero y símil, billeteras, cinturones, bolsos, mochilas, ropa de cuero y demás ya habían aumentado un 75% en los dos últimos años, en relación a 2015.

“En el contexto actual, con una caída del consumo del mercado interno de un promedio del 30%, esta suba profundiza aún más la crisis de nuestro sector. Lo más preocupante es que una de las condiciones de la firma del acuerdo con el FMI plantea más apertura comercial y claramente en nuestro sector esto se confirma”, destacó Aguilar.

En este sentido, el dirigente precisó que “otro dato relevante que marca la decisión política de profundizar esta apertura es que la cantidad de importadores de marroquinería paso de 470 a 1420”.

Aguilar sostuvo que el sector “nunca planteó un cierre de importaciones sino que, de hecho, nuestro sector siempre convivió con productos importados en un esquema de administración responsable del comercio exterior”.

El presidente se mostró preocupado por las declaraciones del nuevo ministro de Producción, Dante Sica, quien afirmó que no busca limitar las importaciones sin que las empresas deben ser más competitivas y exportar más.

“Nuestro sector históricamente ha sido exportador. El problema es que la estructura productiva argentina, a excepción de los salarios, esta dolarizada. El cuero, en nuestro caso tiene valor dólar ya que el 90% se exporta en estado terminado o semi terminado y los costos logísticos tienen relación directa con los combustibles y también están dolarizados”, explicó Aguilar.

Durante los últimos dos años y medio, las políticas que produjeron caída del consumo interno como la apertura indiscriminada de importaciones, la suba de tarifas y combustible o el incremento de la tasa de interès generaron el cierre de más de 7.500 pymes y la pérdida de más de 70.000 puestos de trabajo en distintos sectores industriales.

Para el titular de CIMA, denunció que “los términos en que se plantea la cuestión de competitividad es falsa ya que el 80% de los costos tiene que ver con cuestiones que puede regular el Gobierno, como las tarifas” y puntualizó que “se plantea disminuir los derechos que pagan los cueros crudos, lo cual dejaría con menos cueros el mercado interno en un claro sesgo de primarizacion de nuestra cadena de valor”.

Fuente: Ámbito Financiero

Compartir: