Chile: se profundiza la crisis contra el aumento del pasaje del Metro y ascienden a 8 los muertos

Ascendió a ocho el número de muertos tras las protestas contra el aumento del precio del pasaje del Metro, mientras que el ministro del Interior chileno, Andrés Chadwick, anunció que se extendió el estado de emergencia, que ya rige desde hace dos días en la capital, a otras ciudades del país.

El hallazgo de cinco cadáveres entre los escombros de una fábrica de ropa interior en la comuna de Renca, sector popular al norte de Santiago, fue confirmado por los bomberos, lo que eleva a ocho el número de víctimas mortales en el marco de las protestas de este fin de semana en Chile.

El 2do Comandante del Cuerpo de Bomberos de Santiago, Diego Velásquez, comunicó que fueron encontrados cinco cuerpos calcinados, correspondientes a hombres adultos. De acuerdo a lo señalado por el voluntario, los cuerpos «estaban al interior del galpón, en distintos lugares en el segundo piso, en la zona de una bodega». Aunque el origen del siniestro se investiga, versiones de testigos indicaron que sería intencional y que se produjo luego del saqueo. El alcalde de Renca, Claudio Castro, denunció la falta de vigilancia policial durante toda la jornada de este domingo y que ninguna autoridad respondió a sus llamados. «Esto se podría haber evitado», lamentó el funcionario Las víctimas se suman a las tres informadas en la mañana, también calcinadas en otro incendio de locales que fueron saqueados.

Las muertes corresponden a dos mujeres en un supermercado de San Bernardo, en el sector sur de Santiago, donde se produjo un saqueo y posterior incendio, y donde una tercera víctima quedó con el 75% de su cuerpo con quemaduras. El tercer deceso es un hombre, de nacionalidad peruana, quien perdió la vida en otro incendio ocurrido en el supermercado Lider de Matucana, en el centro de Santiago.

Tras las jornada de protestas que se vivieron durante este fin de semana en el país, el ministro de Interior, Chadwick, informó que se amplió el Estado de Emergencia a otras ciudades como Antofagasta, Valdivia, Valparaíso, Talca, Temuco y Punta Arenas.

«Es el momento de actuar con unidad contra la violencia. Es el momento de las decisiones, de las definiciones», afirmó Chadwick, quien habló desde la Moneda y no dejó espacio a las preguntas de los periodistas.

La jornada terminó con un total de 625 personas detenidas y «pasadas al control de la fiscalía» en la capital y otras 91 en regiones, es decir, 716 detenidos a nivel nacional. A eso se suman denuncias de 15 civiles heridos en toda la nación y 61 carabineros lesionados, señaló el reporte oficial.

Previo al anuncio del toque de queda, el presidente chileno, Sebastián Piñera, en la única intervención del día, anunció en la noche del sábado la suspensión del incremento del pasaje del Metro para lo cual se requiere un rápido trámite legislativo.

El toque de queda -que comenzó a imperar a las 22 horas del sábado- fue criticado por sectores opositores y por expertos.

«Llamar al diálogo con la metralleta en la mesa me parece un ejercicio retórico poco serio», comentó la académica de la Universidad de Santiago, Lucía Dammert. «El momento del diálogo era ayer. Hoy, con los militares en la calle, toca que propongan medidas claras, cambio en los equipos y retiro de los militares», precisó. Pese a las críticas, el ministro de Defensa, Alberto Espina, señaló hoy que «el trabajo que están desarrollando nuestras Fuerzas Armadas y Carabineros por mantener el control de seguridad y de tranquilidad para nuestra población, ha sido y cuenta realmente con nuestro respaldo porque ha sido indispensable, como todo el país lo ha podido señalar». «Como Gobierno, hemos desplegado todos nuestros esfuerzos para poder responder a nuestro deber, que es precisamente resguardar la seguridad de las personas y el control del orden público», añadió.

La noche del sábado se desplegaron 7.941 efectivos de Fuerzas Armadas y Carabineros para desarrollar principalmente la función de «cuidado de la infraestructura crítica» de la ciudad y el «patrullaje» de las calles, subrayó Espina.

Este domingo, al mediodía, miles de personas volvieron a congregarse en Plaza Italia, pese a que en el lugar los Carabineros lanzaron abundante gas lacrimógeno. En distintos sectores de la capital ya se escucha el sonar de las cacerolas mientras el aeropuerto de santiago colapsó por la cancelación de vuelos. La Asociación Psicoanalítica de Santiago (APSAN) se manifestó «profundamente conmovida» e interpretó que «es al dolor colectivo al que hay que dar acogida».

«Este dolor colectivo que tiene múltiples rostros: es el niño del Sename (institución a cargo de niños abandonados), es el anciano del asilo o aquel que pone en peligro su casa por no poder pagar contribuciones; es la persona desempleada que se hunde; el enfermo que no accede a tratamiento; el adolescente que intenta suicidarse y tantos otros», describió. «Todos ellos nos pidieron mil veces ayuda y de mil formas, se debió llegar a expresiones extremas para conseguir ser vistos, para afectarnos y no seguir indolentes ante el sufrimiento ajeno», subrayó, y llamó a «un nuevo pacto social» dentro de la sociedad chilena.

Fuente: ansalatina.com

Compartir: