Claudio Bonadio procesó y pidió el desafuero de Cristina Fernández de Kirchner

Tras la detenciones de Zannini, D’Elía y Khalil, el magistrado busca que la ex presidenta pierda los privilegios legislativos para detenerla

El juez federal Claudio Bonadio procesó y pidió el desafuero para detener a la ex presidenta y actual senadora Cristina Kirchner en el marco de la causa que investiga el presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA.

Según indicaron a Télam fuentes judiciales, Bonadio dictó el procesamiento y pidió el desafuero de la ex presidenta porque consideró que debido a sus contactos “puede entorpecer la causa” que investiga el presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA.

La causa contra la ex presidenta se centra en el intento de favorecer a ex funcionarios del gobierno de Irán para buscar la impunidad de un ataque terrorista. La causa se reactivó luego de conocerse una conversación del ex canciller Héctor Timerman con un directivo de la AMIA, en la que el entonces funcionario habría revelado que el gobierno kirchnerista conocía la presunta responsabilidad del régimen iraní en el atentado.

La figura penal de traición a la patria tiene una pena mínima de 10 años de cárcel y una máxima de 25 años o reclusión perpetua.

En octubre, tras su última declaración en Comodoro Py, Cristina culpó al Gobierno por llevar adelante una persecución política en contra de la oposición. “Es un gran disparate jurídico”, indicó la senadora electa por la provincia de Buenos Aires y agregó: “Creo que lo más importante que tengo para decirles es que la única traición a la patria es utilizar a un Poder Judicial para perseguir a los opositores”.

“Quieren un Parlamento sumiso, quieren que voten los que ellos quieren. Pero conmigo no lo van a lograr”, dijo la ex mandataria, quien habló desde un gazebo azul instalado a metros de los tribunales y agradeció a la militancia que la fue a apoyar. Cristina indicó que “el objetivo de la persecución es atemorizar a los dirigentes de la oposición para hacerla callar en el Parlamento”.

Fuente: La Nación

Compartir: