Debido a las altas tasas y la suba del dólar cayó la demanda de créditos un 3,6% en septiembre

La política contractiva acelera la baja

Por las tasas altas, la recesión y la suba del dólar, la demanda de créditos profundizó su caída. En septiembre, los préstamos en pesos al sector privado registraron una caída de 3,6% en términos reales respecto de agosto y en el mercado esperan que esta tendencia se acelere en los próximos meses de la mano de la política más contractiva del Banco Central, que lo llevó a subir los rendimientos de las Leliq hasta el 74,1% la semana pasada.

El informe monetario mensual publicado el viernes pasado por el Banco Central revela que todas las líneas de financiamiento tuvieron una importante baja el mes pasado, acelerando la tendencia decreciente que venían mostrando desde mediados de año.

Entre los préstamos destinados a las empresas, los adelantos en cuenta corriente tuvieron una disminución en septiembre de 1,9%, mientras que el financiamiento mediante documentos cayó 0,8 por ciento.

La fuerte suba de tasas que generó el nuevo plan monetario del BCRA ûel viernes la tasa promedio de los adelantos por más de 10 millones de pesos llegó hasta casi el 78%- ahondó la tendencia en los últimos días.

Desde que la entidad que conduce Guido Sandleris dio a conocer el viernes 28 de septiembre pasado los detalles de su programa de control de agregados monetarios, pactado con el FMI en el marco del nuevo acuerdo que permitirá al Gobierno argentino obtener u$s7.100 millones extra y acelerar los desembolsos del crédito stand by, los adelantos en cuenta corriente en pesos del sector privado ya acumulan una caída de 2%, mientras que la financiación a través de documentos disminuyó un 2,14 por ciento.

Los créditos destinados al consumo también sufrieron una fuerte contracción en septiembre. Las financiaciones con tarjetas de crédito retrocedieron en el mes un 1,5% ajustado por inflación, mientras que los préstamos personales se desplomaron un 3,4 por ciento.

De acuerdo al relevamiento diario que realiza el BCRA, la tasa de los préstamos personales llegó la semana pasada a un promedio de casi 61%, por lo que es de esperar que la demanda de este tipo de créditos prolongue su caída este mes.

En tanto, las tasas altas, la escalada del dólar y la inflación pusieron fin al boom de los créditos hipotecarios, con una disminución en esta línea en septiembre del 2,3 por ciento. Los préstamos prendarios tampoco escaparon a la tendencia y el mes pasado bajaron 4,4 por ciento.

Analistas advierten que esta política de tasas extremadamente altas que comenzó a implementar el BCRA, y que planea mantener al menos hasta diciembre, no será gratis.

“La búsqueda de mayores tasas de interés conlleva un costo muy elevado para la marcha de la alicaída economía”, señalan desde GMA Capital.

“Para no ahogar una rápida recuperación del producto de cara las elecciones del año que viene, la política de shock de tasas altas debería terminar hacia fin de año. No es sustentable a largo plazo el actual ecosistema de tasas”, agregan.

Fuente: BAE Negocios

Compartir: