Eliminatorias Rusia 2018: Edgardo Bauza usará en La Paz el esquema que más lo seduce de visitante

Es el 4-4-1-1 y ya lo utilizó en la Libertadores, cuando dirigía San Lorenzo.

“Tengo algunos años encima como para aguantarme las críticas, ja. Nadie me saca la idea de lo que quiero hacer”. Edgardo Bauza subió la apuesta. Un día después de sus sorprendentes declaraciones en la conferencia de prensa, luego de la ajustada victoria ante Chile, insistió con su discurso desafiante. Y le guste a quien le guste, apelará a la táctica que más lo seduce para jugar en condición de visitante: el 4-4-1-1 que empleó en Liga Deportiva Universitaria de Quito y San Lorenzo, equipos con los que conquistó América. Y también es su esquema fetiche para encarar los 3650 metros de altura. Hay un antecedente que el Patón contempla en esta oportunidad: la semi de la Copa Libertadores de 2014, la que terminó con la vuelta olímpica azulgrana.

Del relato “B”, entonces, el técnico de la Selección pasó al Plan “B”. Con Nicolás Otamendi, Javier Mascherano, Lucas Biglia y Gonzalo Higuaín suspendidos, sumados a la lesión de Emmanuel Mas, Bauza hará siete modificaciones. Y al margen de los intérpretes, que terminó de probar ayer por la tarde en el predio de Ezeiza, el estratega nacido hace 59 años en Granadero Baigorria está convencido de que la mejor táctica es aquella que utilizó el miércoles 30 de julio de 2014 en el mismo escenario que mañana visitará Argentina.

Esa noche, en el estadio Hernando Siles, el Patón apeló a cuatro defensores, cuatro volantes, un enganche y un solitario punta para enfrentar a Bolívar. En este dibujo, Lionel Messi será Leandro Romagnoli y Lucas Pratto, Nicolás Blandi. El resto será Sergio Romero;Facundo Roncaglia, Mateo Musacchio, Ramiro Funes Mori, Marcos Rojo; Enzo Pérez, Guido Pizarro, Ever Banega y Angel Di María. Luego de partir el equipo ante los chilenos, buscará uno mucho más compacto contra los bolivianos.

Volviendo a aquella semifinal de la Libertadores, San Lorenzo formó con Sebastián Torrico; Gonzalo Prósperi, Mauro Cetto, Santiago Gentiletti, Emmanuel Más; Héctor Villalba, Juan Mercier, Néstor Ortigoza, Ignacio Piatti; Romagnoli y Blandi. La idea que Bauza barajó originalmente, la de rescatar el 5-4-1 que Alejandro Sabella utilizó el 26 de marzo de 2013, quedó en un segundo plano. Y se la jugó, finalmente, con el parado que más conoce y más lo reconforta.

Fue un partido inteligente del Ciclón, que había aplastado a su rival en Buenos Aires. Bien planteado atrás, buscó aprovechar las bandas. El resultado no fue positivo, cayó 1 a 0, pero había llegado a La Plaz con la tranquilidad del 5 a 0 y el pase a la final asegurado. La coyuntura, hoy por hoy, es similar. Argentina necesitaba vencer a Chile. Lo hizo, más allá del método y el polémico arbitraje.

Con la calculadora en mano, y conociendo el pensamiento del entrenador, un empate cotiza oro en el universo de Bauza. Sí, muy a pesar de que Bolivia apenas haya ganado 8 de los últimos 23 partidos que jugó en La Paz y que ocupe el penúltimo lugar de la tabla en estas Eliminatorias. El Patón sabe que ningún país que haya cosechado 28 puntos (o más) se quedó afuera del Mundial. Y descuenta que Perú y Venezuela son dos partidos ganados en Núñez. Incluso perdiendo con Uruguay y Ecuador de visitante, se asegurará el repechaje. A falta de un nivel de juego confiable, se ilusiona con las proyecciones.

Fuente: Clarín

Compartir: