Para evitar un paro general el Gobierno convocó a la cúpula de la CGT

Los sindicalistas pedirán la reapertura de las paritarias. Los recibirán Dujovne, Quintana y quizá Peña.

Con el objetivo de evitar el primer paro general del año, el Gobierno convocó para este jueves al Consejo Directivo de la CGT a la Casa Rosada luego de una intensa jornada con protestas en las calles, un discurso de Hugo Moyano con ultimátum para una medida de fuerza y negociaciones del ministro Jorge Triaca desde Suiza, en la cumbre de la OIT. Se trata de un movimiento al filo de la confirmación de la convocatoria al paro, se verá si en este caso a tiempo o demasiado tarde, como sucedió en el Congreso con la ley para limitar los aumentos de tarifas.

No será Mauricio Macri el anfitrión de la cúpula de la CGT, adelantaron en la Casa Rosada, sino el coordinador Mario Quintana -forjó vínculos con gremialistas cuando supervisó Trabajo-, Nicolás Dujovne -ministro de Hacienda y desde mayo con esa cartera entre las nueve a su cargo- y Ernesto Leguizamón, jefe de Gabinete del área comandada por Triaca.

Fuentes del Gobierno no descartaron la presencia de Marcos Peña, que regresará a media mañana del jueves desde Nueva York. Por la central obrera estarán los triunviros Juan Carlos Schmid, Carlos Acuña y Héctor Daer, Andrés Rodríguez, José Luis Lingeri y dos del rubro de transportes, determinante para el eventual éxito de una medida de fuerza: el colectivero Roberto Fernández y el maquinista Omar Maturano. Los sindicalistas irán directo de la Casa Rosada a la reunión de Consejo Directivo en Azopardo.

“Queremos bajar la conflictividad y el diálogo está abierto, no hay ninguna guerra”, buscaron descomprimir a media tarde del miércoles desde el Ministerio de Trabajo, y ya asomaba la posibilidad de un llamado a la CGT. Las negociaciones estaban en marcha en Buenos Aires y en Ginebra, luego de que aumentara la tensión.

Al caer la tarde la mesa chica de la CGT avanzaba en una definición sobre la convocatoria que se formalizaría este jueves, en una reunión del Consejo Directivo. En Suiza también se escuchaban discursos duros contra el Gobierno, como el de Gerardo Martínez, aunque se sucedían las conversaciones de Triaca y Quintana con los referentes sindicales.

“Vamos a intentar armar una agenda, la pelota está del lado del Gobierno”, aseguró Schmid, y marcó una exigencia concreta por encima del resto: “Reapertura de paritarias sin techo”, luego de que la mayoría de los gremios cerrara en 15% y con cláusula de revisión entre septiembre y marzo. A partir de la devaluación con traslado a precios las proyecciones de la inflación de este año se ubicaron por encima del 25%. Uno de los asistentes a la reunión de la mesa chica de la CGT enumeró a Clarín otros cuatro puntos: el freno a los despidos en el sector público y privado; la exención de Ganancias para el aguinaldo; el retiro del cambio del cálculo de las indemnizaciones de la ley de reforma laboral; y asistencia financiera para las obras sociales sindicales.

“El paro no sirve, lo que sirve es el diálogo”, repetían este miércoles los negociadores de parte del Gobierno. Esta vez la estrategia de aislar a Hugo y Pablo Moyano no alcanzaba para desactivar o debilitar la medida de fuerza. Como con la ley de tarifas, no se cristalizaba la división que buscó potenciar la Casa Rosada entre opositores y “racionales”.

Si en el Senado el peronismo llamado dialoguista terminó votando con Cristina Kirchner, los gremialistas de mejor relación con el macrismo se encaminaban a coincidir con Moyano, Sergio Palazzo y las dos CTA. La foto de Miguel Pichetto con el triunvirato de la CGT este martes acaso visibilizaba ese eventual deja vu. Con la convocatoria, el Gobierno procurará ganar tiempo para seguir negociando. Uno de los sindicalistas no descartaba una “tregua” para estudiar las propuestas hasta la semana próxima, lo que postergaría la definición del Consejo Directivo.

Pero otro referente sindical de peso dijo a Clarín que “hay un 90% de posibilidades de que no se haga el paro. Ya empezaron las conversaciones con el Gobierno y seguramente van a dar respuesta a nuestros reclamos”, dijo. Entre sindicalistas corría la versión de que el Gobierno podría decretar una suba salarial del 5% para los trabajadores.

Fuente: Clarín

Compartir: