El expresidente Macri mantuvo un encuentro con dirigentes del PRO y se refirió a la deuda tomada en su gestión

Lo hizo en un encuentro del PRO en la provincia de Neuquén. Recordó que siempre advertía que había que ser respetuosos de los mercados, porque «un día no te dan más plata».

El expresidente Mauricio Macri apareció por primera vez después de terminar su mandato el 10 de diciembre, en un encuentro que mantuvo con dirigentes del PRO en la localidad neuquina de Villa La Angostura, donde hizo un balance de su gobierno y recordó que le decía a su equipo que «no se puede tomar deuda eternamente» y que había que «corregir» esa modalidad.

La reunión trascendió a través de un video que subieron a la red social Twitter usuarios que difunden información sobre el expresidente Macri, en el que se ve al exmandatario rodeado de dirigentes y militantes, hablando de los últimos meses de su gobierno, entre los que se encontraban el ex intendente de Cipolletti, Aníbal Tortoriello; el legislador provincial por Cambiemos, Juan Martín, y el ex diputado Sergio Wisky.

Agregó que él era consciente de que no se podía «tomar deuda eternamente» y que había que corregir esa modalidad, al hacer un balance de los últimos meses de su gestión.

«No se puede tomar deuda eternamente, hay que corregir esto. Después, cuando vino, pasé un año y medio que fue una pesadilla. El dólar para acá, el dólar para allá…encima tuve que decirles calma, sin saber si iba a parar», expresó en alusión a la crisis desatada durante su gobierno en mayo de 2018.

Macri también se refirió a los últimos días de su gobierno: «La verdad que los últimos 30 días, después de estar anímicamente destruido por este año y medio, fue una experiencia increíble. Fue como un momento en que me llevaba la energía de todos ustedes».

Macri lamentó «no haber podido continuar» su gestión con un nuevo mandato y asumió que el resultado de las elecciones de octubre lo dejó con una «sensación amarga».

Sin embargo, se mostró optimista respecto al futuro de su coalición y se mostró convencido de que «no nos van a llevar puestos como en 2001”.

«Esta vez no nos van a llevar puestos como en el 2001, con tierra arrasada», dijo, y afirmó que «ser presidente fue un honor, algo único, y al mismo tiempo una carga gigantesca».

Fuente: lavoz.com.ar

Compartir: