El Fondo Monetario Internacional respaldó a Mauricio Macri

El Fondo Monetario Internacional se alineó con el respaldo que 24 horas atrás le había dado el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, a Mauricio Macri en la incipiente carrera electoral. El vocero Gerry Rice, además de elogiar el avance del plan económico conjunto, descartó categóricamente los reclamos opositores para reestructurar la deuda de u$s56.000 Millones que el Estado argentino recibió del FMI y que aún no se completó de manera definitiva.

La definición, que llegó en una conferencia de prensa en Washington, sirvió como señal para los mercados ante la desconfianza que existe sobre la reactivación de la economía doméstica que permita hacer frente a las obligaciones durante los próximos años y que se reflejó en los últimos meses en la suba del riesgo país. “No se está discutiendo la posibilidad de cambiar el calendario de pagos”, sentenció Rice.

El respaldo institucional del FMI a Macri llega en momentos en que una misión del organismo multilateral de crédito se encuentra en el país revisando las cuentas fiscales para aprobar el quinto desembolso del acuerdo de stand by alcanzado hace un año atrás.

“Consideramos que la aplicación del programa va a sentar las bases para la recuperación económica y un crecimiento sostenible”, dijo Rice desde Estados Unidos, luego de haber afirmado que “se lograron objetivos importantes, especialmente la disminución de las vulnerabilidades macroeconómicas y los desequilibrios internos y fiscales”.

Consultado sobre la críticas a las reformas del plan económico, el portavoz del FMI dijo que el organismo ha tratado de ser “flexible y pragmático al hacer ajustes al programa”, subrayando que lo importante es la implementación de lo acordado.

La postura del Fondo llegó en línea con el espaldarazo de Trump a Macri, quien se enfrenta a uno de sus peores momentos en su carrera por la reelección y ante el crecimiento en las encuestas de la expresidenta Cristina Kirchner. Incluso muchos empresarios poderosos del país dejaron ver sus dudas sobre la capacidad del jefe de Estado de dar pelea electoral y plantearon de manera pública el Plan Vidal.

La reestructuración de la deuda fue uno de los planteos que el FMI escuchó de parte de los principales dirigentes opositores cuando en la anterior revisión visitaron a los espacios políticos. Pero la necesidad de replantear las condiciones de pago para evitar un default se instaló con fuerza en el círculo rojo, en donde se mostraron “sorprendidos” de que el Gobierno no tenga en análisis esa posibilidad para después del 2019.

En los últimos días hubo un realineamiento del respaldo a Macri, acorralado por el impacto de la creciente inflación, la volatilidad cambiaria, la caída del empleo y la consecuente crecida de la pobreza. Ese escenario le acortaba las expectativas electorales. Por ese motivo, fuentes de la Casa Rosada, señalaron como “fundamental” la mirada optimista de Trump y del Fondo. E incluso, festejaron un cambio de clima entre los empresarios, quienes admiten que prefieren “el mal menor”.

Sin embargo, Rice admitió que no quería subestimar los desafíos pero que “el esfuerzo que está realizando la Argentina para tener una economía más abierta ha resultado más complejo que lo anticipado”.

Fuente: BAE Negocios

Compartir: