El Gobierno congeló los pagos de la obra pública durante los últimos meses del año pasado

El Ejecutivo nacional no financió la actividad para evitar incrementar los gastos en noviembre y diciembre. Aseguran que durante este mes, esas deudas se saldarán

Pilar de la recuperación económica y puntal de los actos de campaña electoral de medio término, la obra pública fue creciendo exponencialmente en los últimos dos años.

Sin embargo, el sector que vio crecer el acceso a las obras y empujó el incremento de los puestos de trabajo, que se tradujo en una merma, del desempleo empezó a sufrir la ausencia de fondos.

“Desde octubre tenemos todos los pagos bastante parados. Tuvimos problemas de pagos desde noviembre y diciembre, tanto de vialidad como de Aysa. nos dijeron que en enero se van a regularizar, en especial los de vialidad, mientras los de la empresa de aguas se espera que sea un poco más adelante. Lo cierto es que desde octubre tuvimos problemas de financiamiento”, explicó a El Cronista una fuente del mundo de las constructoras dedicadas a la obra pública.

La versión del sector privado respecto que la administración nacional cerró la canilla de los pagos los últimos dos meses del año fue confirmada por una fuente del Ejecutivo nacional.

“Es cierto que desde noviembre se retacearon los pagos, esto es algo común en todos los gobiernos porque se hace para ajustar el déficit y que no se te dispare en el tramo final del año”, explicó el hombre con acceso a la Casa Rosada.

Como explicó el funcionario público, es una “costumbre” arraigada en el sector que suceda esto. Pero la preocupación para los privados fue que, al no pago de las obras lo que significó un cierre del flujo de financiamiento, se le sumó que en los últimos meses de 2017, los construcctores notaron que no sólo que el sector no recibió más fondos vía readecuaciones presupuestarias, sino que que perdieron partidas, según aseguran.

En medio de los reclamos, se conoció que la industria de la construcción creció en noviembre un 21,6% en forma interanual, alcanzando nueve meses consecutivos de alza por encima de los dos dígitos, según lo informado el jueves último por el Indec.

El Indice de la Industria de la Construcción (ISAC) creció en los primeros nueve meses del año un 12,6%, respecto a igual período del año anterior.

La recuperación del sector de la construcción permitió en los primeros diez meses de 2017, la creación de más de 58.000 nuevos puestos de trabajo.

La superficie a construir, registrada por los permisos de edificación otorgados en los 41 municipios más importantes, registró en noviembre una mejora interanual del 8,5%, y acumuló en todo el año un alza del 9,8 por ciento.

De acuerdo con la encuesta cualitativa de la construcción, las grandes empresas esperan que el crecimiento que acumula nueve meses consecutivos se prolongue hasta el mes próximo, tanto entre las compañías dedicadas a obras públicas como las que se desempeñan en sector privado.

El relevamiento, que hace el Indec, registró que el 35,3% de las empresas que realizan obras privadas prevé que el nivel de actividad del sector aumentará durante el primer trimestre de 2018, mientras entre las compañías que se dedican a la obra pública, ese porcentaje llega al 42,2%.

Las compañías vincularon la continuación del crecimiento en esta industria a el acceso al crédito, la estabilidad de los precios, el impulso a la obra pública, el crecimiento de la actividad económica y la mejora de las cargas fiscales.

Respecto de ese punto, los privados esperan que durante el 2018 se acelere el crédito proveniente de los bancos privados para la construcción.

Según los datos del consumo de insumos para la construcción en el noviembre, en la comparación con 2016, mostraron subas importantes del 73,1% en asfalto, 38,9% en hierro redondo para hormigón, 34,4% en pisos y revestimientos cerámicos.

También se alcanzaron los siguientes registros interanuales: 28,3% en ladrillos huecos, 24,8% en artículos sanitarios de cerámica, 16,5% en cemento y 13,8% en el resto de los insumos que incluye vidrio y tubos de acero sin costura, 9,2% en pinturas y 7,2% en placas de yeso.

Fuente: El Cronista

Compartir: