Hilados de cáscaras de naranjas: la base de la moda sustentable

El descarte de las naranjas, por ejemplo después de usarlas para jugo, puede transformarse en hilado de bajo impacto ambiental con propiedades semejantes a la seda.

Esto es posible gracias a una innovadora tecnología “made in Italy”, desarrollada por la compañía siciliana Orange Fiber en colaboración con el Politécnico de Milán.

Las primeras prendas ya desfilaron en la pasarela de Salvatore Ferragamo, pero ahora el verdadero desafío es pasar a una producción a escala industrial.

Para esto el proyecto se encuentra entre los protagonistas del “Circular Bioeconomy Arena Meeting”, la iniciativa promovida por el grupo nacional de química “verde” Spring con Assobiotec y el Gruppo Intesa Sanpaolo, con el objetivo de reunir empresas y proyectos innovadores en busca de capital con invesores financieros y corporativos de todo el mundo.

“Nuestro objetivo -explica la cofundadora de Orange Fiber, Enrica Arena- es aprovechar el descarte de las naranjas usadas para juegos de fruta e industriales: esta mezcla de cáscaras y semillas equivale a la mitad del peso de la naranja fresca. Cada año en Italia producimos más de 700.000 toneladas”.

Para reutilizar estos subproductos, “hemos desarrollado un proceso químico que permite trabajar los descartes directamente en la empresa que hace los exprimidos, obteniendo una celulosa purificada adecuada para el hilado”.

El tejido tiene una consistencia semejante a la de la seda y la viscosa: como estos dos materiales, puede ser teñido y estampado, e incluso elastizado como el jersey.

“Ferragamo utilizó este material para producir un equipo de vestimenta entero, incluyendo prendas, bolsos y zapatos”, contó Arena. Ahora se busca socios industriales que permitan atrapar al vuelo el interés suscitado.

Fuente: ANSA

Compartir: