La cifra de muertos en el atentado de San Petersburgo se eleva a 14

Las autoridades sospechan que Akbarzhon Djaliliv, nacido en Kirguistán pero de nacionalidad rusa, es el terrorista que se inmoló en el metro que circulaba por la segunda ciudad más importante del país. Hallaron nuevos restos humanos en el convoy

«A día de hoy podemos constatar la muerte de 14 personas: once en el lugar del siniestro y tres a consecuencia de las heridas», dijo Veronika Skvortsova, ministra de Sanidad de Rusia, a la prensa.

Es él informe oficial más reciente sobre el ataque perpetrado este lunes en el metro de San Petersburgo, donde más de medio centenar de personas resultaron heridas.

Explicó que durante la noche los servicios de emergencia localizaron fragmentos de otras cuatro víctimas de la explosión, lo que elevó hoy de diez a catorce el saldo mortal del atentado.

Además, 49 personas aún se encuentran ingresadas en hospitales de la antigua capital zarista con heridas y quemaduras de diversa consideración, mientras 13 de los heridos ya han sido dados de alta.

La hipótesis que investigan los oficiales rusos es que el sospechoso, identificado como Akbarzhon Djaliliv, nacido en Kirguistán en 1995 pero que posteriormente obtuvo la ciudadanía rusa, se inmoló en el tercer vagón de la formación.

Los servicios secretos de Kirguistán confirmaron de que todo apunta a este ciudadano oriundo de esa república centroasiática.

El ataque ocurrió cuando el presidente ruso, Vladímir Putin, se encontraba en la antigua capital zarista.

En prevención de nuevos atentados, las autoridades han reforzado las medidas de seguridad en toda la ciudad, al igual que en la capital del país, tanto en los nudos de transporte como en edificios públicos, plazas, escuelas o guarderías.

Al respecto, el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, destacó que la tragedia de San Petersburgo demuestra la necesidad de luchar conjuntamente contra el terrorismo.

El atentado ocurrió el lunes poco antes de las 3.00 PM hora local (12.00 AM GMT), en una jornada en la que se reanudaba el curso escolar tras las vacaciones primaverales en Rusia.

La explosión ocurrió entre dos céntricas estaciones, «Tejnologuicheskiy Institut» y «Sennaya Ploschad» de la línea azul del metropolitano, pero el maquinista del convoy afectado no paró en el túnel y siguió hasta la primera estación, lo que facilitó las tareas de salvamento y evacuación.

Otro artefacto explosivo casero fue desactivado por los artificieros en la estación de metro «Ploschad Vosstania», junto a la principal estación de trenes de la ciudad.

Fuente: Infobae.com

Compartir: