La erupción del volcán Kilauea enciende la alarma en Hawái

De 1.247 metros de altura y uno de los cinco volcanes activos del archipiélago de Hawaii, ya provocó la evacuación de más de 1.700 personas.

La erupción del volcán Kilauea, el más activo de Hawaii y uno de los más activos del mundo, continuó este domingo con la aparición de nuevas grietas de las que salen lava y emanaciones tóxicas que provocaron miles de evacuaciones. La explosión de este cráter, que según la mitología local es el hogar de Pelé, la diosa del fuego, no es una gran novedad para los lugareños, ya que vive en erupción casi permanente desde 1983.

Según un comunicado del Observatorio vulcanológico de Hawaii, publicado este domingo, se contaron 8 grietas, la última de las cuales se abrió el sábado por la noche. Todas se localizan en la localidad de Leilani Estates, al igual que los de Lanipuna Gardens. El observatorio, socio del servicio estadounidense de geología y sismología (USGS), indicó que se detectaron nuevas grietas en el suelo el domingo por la mañana pero que “ninguna deja escapar calor ni vapor”.

Si bien varias grietas siguen emitiendo chorros de lava, a veces de hasta 70 metros de altura, otras se detuvieron. En tanto el dióxido de azufre, un gas que causa una calidad de aire “extremadamente peligroso”, sigue escapando del suelo en algunos lugares. La agencia de Defensa Civil del archipiélago confirmó una treintena de viviendas fueron destruidas y más de 1.700 personas fueron evacuadas. También advirtió que “la actividad eruptiva” estaba “aumentando y debería continuar”, haciendo énfasis en la imprevisibilidad de este evento natural.

SISMOS INTERMINABLES. Respecto a la alta sismicidad en la región desde el comienzo de la semana, el observatorio señaló un aumento en los últimos dos días, marcado por un fuerte temblor de magnitud 6,9 el viernes y otro de magnitud 5 el jueves que desencadenó la erupción del Kilauea. En 48 horas, los expertos registraron 152 temblores de magnitud 2 y 3 localizados a menos de 5 kilómetros del cráter y 22 sismos de magnitud 3.

“Estos terremotos están vinculados a la subsidencia (un proceso de hundimiento) de la cumbre y debajo del flanco sur del volcán”, dijo el observatorio, señalando que las imágenes satelitales mostraron una disminución del fondo del cráter de unos 10 centímetros entre el 23 de abril y el 5 de mayo.

Kilauea, que significa “escupiendo” en hawaiano, nació de las profundidades marinas hace alrededor de medio millón de años. Sus ríos de lava sucesivos formaron un volcán que emergió del agua hace unos 100.000 años. Su cumbre se halla a 1.250 metros por encima del nivel del mar y en la cima está el cráter Halema’uma’u, con uno de los dos lagos de lava más grandes del mundo.

De 1.247 metros de altura y uno de los cinco volcanes activos del archipiélago de Hawaii, Kilauea hizo erupción el jueves pasado. Según explicó la vulcanóloga Eleonora Rivalta, del centro alemán de investigaciones de geociencia, se trata de un volcán “efusivo”, es decir que escupe lava desde su cráter principal y dos fisuras eruptivas, acompañadas a veces de explosiones.

“Es habitual para Kilauea entrar en erupción no desde la cumbre, sino a través de las fisuras”, agregó la experta. “Lo que en cambio es más bien inusual, al menos en las últimas décadas, es que la erupción tenga lugar más lejos, a lo largo del rift (fosa tectónica) Este y por lo tanto cerca de viviendas”, dijo Rivalta. “Pero esto forma parte del comportamiento conocido del volcán”.

Fuente: Perfil.com

Compartir: