La Fiscalía federal belga investiga un tiroteo con tres fallecidos como acto terrorista

Un hombre mató a tiros a dos policía y a un transeúnte en el centro de la ciudad de Lieja, en el este de Bélgica, este martes, tras lo cual fue abatido por las fuerzas de seguridad locales, según fuentes policiales. La Fiscalía federal belga investiga el tiroteo, en el que resultaron heridos varios policías, como un “delito terrorista”, confirmó en rueda de prensa el fiscal belga Philippe Dulieu.

El atacante, nacido en 1982, asestó varias puñaladas por la espalda a dos agentes de policía en torno a las 10.30 horas de la mañana cerca del Café des Agustins, en una céntrica avenida de la ciudad, tras lo cual se hizo con sus armas reglamentarias e intentó entrar en un vehículo estacionado en la zona.

Tras matar a un hombre de 22 años que ocupaba el asiento del pasajero, huyó hacia una escuela de secundaria cercana y tomó como rehén a una trabajadora del centro, momento en el que la policía local intervino para abatirle. La empleada se encuentra sana y salva. Todo sucedió en un periodo de tiempo de unos 30 minutos.

El tirador gritó “Alá es grande” según fuentes policiales citadas por el medio local la Libre Belgique, aunque la portavoz del fiscal Catherine Collignon no pudo confirmar dicha información.

Los estudiantes del centro están bajo protección policial sin que ninguno de ellos haya resultado herido, informó el Centro de Crisis de Bélgica.

La cadena de radio RTL indicó que el individuo salió ayer de prisión de Lantin, donde cumplía condena por delitos menores y había “frecuentado” a detenidos radicalizados, mientras que la cadena RTBF precisa que no estaba fichado por radicalización.

En un vídeo compartido en las redes sociales se observa el momento que la policía evacua el boulevard de Avroy, donde se encontraba el café cerca del cual se ha producido el tiroteo, mientras se escuchan sirenas y lo que parecen ser hasta seis disparos de fondo.

El primer ministro belga, Charles Michel, dijo en declaraciones a la cadena RTL que se trata de un incidente “grave” del que se ocupan el ministro del Interior, Jan Jambon, el titular de Justicia, Koen Geens, y el Centro de Crisis nacional, que no ha elevado la alerta antiterrorista del país, que se mantiene en nivel 2 sobre 4. “En nombre del Gobierno, todo nuestro apoyo a las familias de las víctimas”, agregó el jefe del Ejecutivo.

Liege, una ciudad industrial cercana a la frontera alemana en la región de Valonia de habla francesa, también fue escenario de un tiroteo en 2011, cuando un hombre armado mató a cuatro personas e hirió a más de 100 antes de suicidarse de un tiró.

Bélgica ha estado en alerta máxima desde que una célula del Estado Islámico con sede en Bruselas estuvo involucrada en ataques en París en 2015 que causaron la muerte a 130 personas y en Bruselas en 2016, en los que murieron 32.

Fuente: La Vanguardia

Compartir: