La fiscalía de Nogoyá pidió 25 años de cárcel para el cura detenido por abuso de menores

El cura Juan Diego Escobar Gaviria está detenido por abuso de menores. Lo acusan de haber violado a dos chicos de 11 y 12 años. Y de entorpecer la investigación judicial. Por eso cumple prisión preventiva por 20 días en la Unidad Penal 5 de Victoria, en Entre Ríos.

Los fiscales de Nogoyá, Guillermo Uriburu y Rodrigo Molina, luego de solicitar su arresto provisorio, pidieron 25 años de prisión y el pedido de elevación a juicio de la causa. Le atribuyen el abuso reiterado de dos chicos que concurrían como monaguillos a la parroquia San Lucas Evangelista de Lucas González, donde el sacerdote vivía y se desempeñaba como párroco. Escoba Gaviria es nacido en Colombia pero no tiene vínculos con el capo narco de los mismos apellidos.

La primera denuncia apareció en octubre del año pasado. La hizo Silvia Muñoz, la madre de una de las víctimas que confesó lo que había pasado durante una Cámara Gesell. En su declaración a la Policía, la mujer contó que el cura llevaba a su hijo "a la pieza en la Parroquia, cerraba la puerta, lo hacía acostar, se acostaba al lado de él, le metía la mano y lo tocaba en las partes íntimas".

"Lo llamaba y lo hacía sentar frente a una computadora, tocándole partes íntimas y tocándose él, mientras le leía la Biblia y escribía", agregó Silvia en la denuncia.

Luego, la madre reveló a la prensa que el arzobispo de Paraná, Juan Alberto Puiggari, quien públicamente salió a defender a Escobar Gaviria, intentó silenciarla ofreciendo a cambio ayuda económica para su familia.

"Vino casa y me dijo que quería solidarizarse con nosotros. Nos dijo que nos pedía perdón por lo que estábamos pasando. Y vino con el ofrecimiento de plata. Dijo que sabía nosotros somos laburantes, que sabía que no estamos económicamente bien, que nos quería ayudar con lo mínimo", afirmó Muñoz.

Cuando la Iglesia se enteró de los abusos del cura colombiano aplicó el protocolo que ordena Roma: lo suspendió y dio orden de iniciar una investigación diocesana tal cual lo establece el canon 1.717 del Código de Derecho Canónico que trata sobre los delitos muy graves.

Escobar Gaviria ya había estado encerrado por prisión preventiva al inicio de la causa, en noviembre del año pasado, pero a través de un fallo de la Cámara de Apelaciones de Gualeguaychú, salió en libertad. La querella pidió 60 días de prisión preventiva esta vez, pero finalmente el juez concedió 20.

El escándalo por presunta abuso generó una fuerte conmoción en Nogoyá, Días después de su primera detención, unas 400 personas de la localidad de Lucas González, llevaron adelante varias marchas en apoyo al sacerdote, ya que consideran que es inocente y está sufriendo una injusticia.

Fuente: Clarín

Compartir: