La inflación alcanzó un 3,1% en diciembre y quedó lejos de lo previsto

Los principales aumentos del año fueron en gas, luz, agua, combustibles, educación y salud; el IPC núcleo acumuló un alza de 21,1%; efecto arrastre para el primer cuatrimestre de 2018

Lejos de la meta prevista por el Banco Central (entre 12% y 17%) y algunos puntos por encima de las expectativas del Gobierno (del 20% al 22%), la inflación cerró 2017 -su 13° año de variacio-nes a dos dígitos- con una suba de 24,8% y con perspectivas de una aceleración en el primer cuatrimestre de 2018.

En diciembre, el aumento de precios fue mayor de lo previsto y marcó un 3,1%, impulsado fun-damentalmente por las subas de tarifas de luz y gas. El dato sor-prendió a los analistas, que cal-culaban un alza de entre 2,5% y 3%. La inflación núcleo se acele-ró cuatro décimas, de 1,3% en no-viembre a 1,7% el mes pasado. LA NACION consultó ayer al Mi-nisterio de Hacienda sobre estos datos, pero no hubo respuesta oficial.

Más allá de los problemas de credibilidad sobre las previsiones oficiales, el equipo económico podrá afimar que la inflación se desaceleró con respecto a un 2016 que había concluido con un incremento de 41% luego de la devaluación que significó la salida del cepo cambiario. Con una importante inercia heredada, el Gobierno buscó frenar el aumento de los precios con una fuerte suba de tasas para enfriar la economía, que terminó por servir de ancla cambiaria. Tal situación chocó con los aumentos de tarifas.

Justamente, el rubro de vivienda (que incluye gas, luz, agua y otros combustibles) mostró un aumento interanual de 55,6%, el mayor entre todos los capítulos del Índice de Precios a nivel nacional. Las subas fueron mayores en el noroeste y en Cuyo, según informó ayer el Indec. Otras alzas por encima del nivel general fueron en comunicación (34%), educación (31%) y salud (29%). En tanto, los alimentos tuvieron el año pasado aumentos de 20%.

La inflación núcleo -que elimina los precios regulados y estacionales- fue de 21,13% en el año, un dato que también superó la meta fijada por el Central. En enero de 2017, el Relevamiento de Expectativas del Mercado (REM) esperaba, según la entidad monetaria, un IPC núcleo de 18,1% para el año pasado. Este dato es el que Federico Sturzenegger observa de cerca, incluso luego de que el Poder Ejecutivo decidió relajar la meta de inflación este año. “El Banco Central conducirá su política monetaria para alcanzar su meta intermedia de 15% en 2018”, escribió el equipo técnico de la entidad monetaria luego de rebajar la tasa de referencia 75 puntos básicos, a 28%, el martes pasado.

Pero la meta para este año volverá a ser difícil de alcanzar. Para los cuatro próximos meses están previstos aumentos de precios regulados que, según analistas, ponen un piso de inflación de 4,6%: subirán la electricidad (42%), el gas (32%), el transporte (32% y 15%, respectivamente en dos meses), prepagas (4%), combustibles (4%) y celulares (12%). “Asumiendo cierto traslado a precios de la corrección cambiaria de fines de diciembre más factores estacionales sobre otros precios, por ejemplo, la suba de educación en marzo, nuestra estimación de inflación para el primer cuatrimestre es de 8,1% acumulada”, escribió ayer la economista de LCG Melisa Sala. “Para cumplir la meta entre mayo y diciembre las subas deberían desacelerar a 0,7% mensual”, agregó. Vale aclarar que, luego de mayo, restan otros aumentos ya previstos, como la tercera suba de transporte y la segunda de electricidad y gas. En LCG estiman que la meta de inflación de este año será incumplida, por lo menos, por tres puntos.

“La inflación dio en línea con lo esperado impactada por la suba en gas y electricidad, los aumentos en prepagas, servicio doméstico, naftas y expensas”, afirmó Marina Dal Poggetto, directora de Eco Go. “La core en torno al 2% fue golpeada en forma indirecta por estos aumentos. Se volvió a la inercia previa a 2016, pero con la correccion tarifaria adentro. No es fácil romper con esta inercia y menos cuando se quieren cambiar precios relativos”, completó la economista.

“Esto corrobora el fracaso de la política del BCRA, criticó Agustín D’Atellis, director de Ágora Consultores. “Dos años de tasas altas condicionando el crecimiento y estimulando la inversión financiera especulativa en detrimento de la tan necesaria inversión productiva”, completó. “Lo preocupante es que insisten por el mismo rumbo fijando otra meta ridícula. O entienden que el fenómeno inflacionario es algo más complejo y multicausal o vamos a terminar en una espiral devaluatoria inflacionaria”, cerró.

Ecolatina, en tanto, afirmó que es probable que el alza del tipo de cambio y la elevada tasa de interés real ayuden a sostener el proceso de desinflación. “Pero el cumplimiento de la meta ampliada aparece comprometido producto de la fuerte corrección tarifaria necesaria para bajar subsidios y cumplir con la meta fiscal de 2018”, indicó. La consultora pronosticó que los precios regulados tendrán un alza este año de más 30%, mayor en el área metropolitana, duplicando la meta de inflación prevista.

Para Ecolatina, el primer cuatrimestre acumulará un alza de precios de 7,5%, lo que complicará el inicio de las paritarias, en las que el Gobierno impulsa un 15% de aumento y los gremios, un 20%. “El éxito del cumplimiento de la meta dependerá de la capacidad oficial de contener los aumentos salariales”, dijeron.

De esta manera, 2018 arranca con dos ideas fuerza: la meta vuelve a estar ya más cerca de incumplirse, pero la inflación seguiría en desaceleración y cerraría en torno del 20%, algo que no ocurría desde 2009.

Fuente: La Nación

Compartir: