La Justicia investiga al vicejefe de Gabinete Mario Quintana por ser accionista de Farmacity

Mario Quintana, el vicejefe de Gabinete, será investigado por la Justicia por la relación que mantiene con Farmacity, la empresa que fundó y de la que todavía es accionista. El fiscal Ramiro González imputó al funcionario para intentar determinar si la red de farmacias fue beneficiada por Quintana una vez que asumió en la Casa Rosada.

Quintana había sido denunciado por un supuesto conflicto de interés que podría ocasionar su rol como funcionario y accionista de la empresa, que atraviesa por estos días una puja judicial por desembarcar en la provincia de Buenos Aires, una decisión que ya generó polémica y que está en manos de la Corte Suprema.

La denuncia hace referencia al 53% de poder de votos que tiene Partners I SA, sociedad controlante de Farmacity, de acuerdo al balance 2016 de la compañía que reveló LA NACION el pasado 23 de abril. Quintana declaró ante la Oficina Anticorrupción (OA) bienes por $8 millones en Partners I SA, otros $930.000 en Farmacity y una participación minoritaria en Grupo Pegasus.

González pidió hoy una decena de medidas de prueba, que deberá decidir el juez federal Ariel Lijo, que está a cargo de la investigación. El fiscal requirió todas las declaraciones juradas que Quintana presentó ante la OA, así como los balances de las principales sociedades que componene Farmacity (Partner I SA, Farmcity SA y Grupo Pegasus) y también pidió determinar si esta compañía es proveedora del Estado, en especial, del PAMI.

“Farmacity es controlada por Partners I, una sociedad que es titular de 240.840 acciones ordinarias nominativas ‘clase A’, que representan el 53% de los votos”, escribieron en el balance de Farmacity de 2016. Quintana siempre se refirió públicamente a una participación del 3% de acciones sobre la compañía lo que -aseguran desde su entorno- incluye su participación accionaria en Partners I.

Cerca de Quintana aclararon, sin embargo, que lo declarado por el funcionario en 2016 ante la OA es solo “una valuación contable”. La expansión de la empresa en estos dos años, más el probable crecimiento que conllevan su posible desembarco en la provincia de Buenos Aires y su cercanía a un hombre clave del Gobierno, podría aumentar el valor de esas acciones. “Probablemente valga mucho más”, se sinceraron cerca del alto funcionario.

En medio de la polémica, Quintana sostuvo esta mañana que jamás tomó ninguna decisión ni ejerció influencia en favor de Farmacity. “No hay ninguna incompatibilidad [por ser accionista de la empresa]. No tengo nada que ocultar”, dijo en diálogo con radio Mitre. “No tomé ninguna decisión ni participé en reuniones de directorio ni en ninguna llamada que tengan que ver con la compañía”, agregó.

Fuente: La Nación

Compartir: