La principal informante de Wikileaks, Chelsea Manning, quedó en libertad

La exsoldado Chelsea Manning, quien en 2010 filtró un número récord de documentos secretos a WikiLeaks mientras era analista de inteligencia militar, ya ha sido liberada.

Manning fue sentenciada a 35 años de prisión tras ser condenada en 2013 por robar 750.000 páginas de documentos y vídeos antes de filtrarlos a WikiLeaks, una de las filtraciones más grandes y comprometedoras de información clasificada en EEUU.

Sin embargo, en enero pasado, el entonces presidente Barack Obama conmutó la sentencia de Manning antes de terminar su mandato. «Por primera vez puedo ver un futuro como Chelsea para mí. Puedo imaginarme viviendo como la persona que soy y por fin puedo estar en el mundo exterior. La libertad solía ser algo con lo que soñaba pero nunca me permití imaginármela del todo. Ahora, la libertad es algo que volveré a experimentar con amigos y seres queridos, después de casi siete años de barrotes y cemento…», escribió Manning en un comunicado remitido a la ACLU (American Civil Liberties Union – Unión de Libertades Civiles Americana).

Culpable en el juicio

En total, Manning, quien comenzó un proceso de cambio de sexo durante su estancia en la cárcel, habrá pasado casi cuatro años en la prisión militar de Fort Leavenworth (Kansas), en un régimen que, según miembros de su red de apoyo, le habría acabado llevando al suicidio.

Manning se declaró culpable durante su juicio y pidió perdón por la filtración de centenares de miles de documentos de las guerras de Irak y Afganistán y cables del Departamento de Estado, por lo que fue condenada a la mayor pena para una filtración a los medios de la historia estadounidense.

Pese a tener un rango muy bajo, Manning comenzó a recopilar información clasificada desde su puesto en Irak y a filtrarla a la web de WikiLeaks, que hasta la aportación del analista militar era una organización irrelevante.

Fuente: eldiario.es

Compartir: