Independiente le ganó el clásico de Avellaneda a Racing 1-0 con uno menos y con suplentes

Los clásicos se ganan. Y el que lo ganó fue Independiente. Con diez jugadores por la expulsión de Moreira (en el primer tiempo), con mayoría de suplentes porque apuesta todo a la revancha de la Copa Sudamericana y contra Racing. ¿Qué más pedir? Fue 1-0 con gol de Leandro Fernández y ahora a soñar. El derby terminó con un 10 de Copas. Ahora a pensar en Libertad.

Racing lastimó primero. El Pulpo González se quedó con un rebote y convirtió el 1-0, pero Bonfá se equivocó y le cobró offside. El Rojo sintió el topetazo y empezó a tener la pelota. Creció en el juego y Fernández aprovechó un titubeó de Vittor en casi la mitad de la cancha, le ganó el balón con el cuerpo, corrió hasta el área y sacó un zurdazo cruzado para que lo grite la parte roja de Avellaneda.

Luego llegó la confusión, la amonestación a Amorebieta, pero enseguida Bonfá le avisó al árbitro Delfino que había sido Moreira, quien recibió la segunda amarilla y a las duchas. Holan rearmó las líneas metiendo a Breitenbruch en lugar de Walter Erviti.

Y fue ahí cuando Racing se apropió de la pelota, de la cancha y de los espacios, sin embargo no hubo uno que desequilibrara, que rompiera con una bocha profunda, con una gambeta. Era desorden sin un tipo que pensara con frialdad. En el segundo tiempo entró Licha López pero la historia no se cambió. Porque el palo se lo negó a Lautaro Martínez (el mismo maldito palo que también se interpuso contra los paraguayos en la Copa). Lisandro, incómodo, intentó fusilar al uno y el tiro se fue desviado.

Holan pensaba en un cambio, sacar al Burrito, pero la lesión del arquerito Rehak le cambió los planes. Y fue el Burro el que casi lo liquida de contra…

Mucho tiene que mejorar Racing, porque sigue sin jugar bien o le costó caro. Independiente, en cambio, se quedó con el derby y sigue vigente en la Sudamericana. Sueña y se ilusiona. Aunque este sábado por la noche fue un 10 de Copas.

Fuente: Olé

Compartir: