El peronismo obtuvo una clara victoria en las PASO sanjuaninas

Tras su triunfo en las PASO, Sergio Uñac se anota para la presidencial y le hace un guiño a Roberto Lavagna
Luego del amplio triunfo en las primarias de San Juan, el gobernador habló de “un modelo” que puede repetirse a nivel nacional de cara a octubre.

El gobernador de San Juan, Sergio Uñac, se anotó este lunes para las elecciones presidenciales y le envió un guiño a Roberto Lavagna, luego de haber ganado ampliamente en las primarias abiertas en su provincia, realizadas el domingo.

El mandatario le sacó más de 20 puntos al segundo, aunque sumó unos 5.000 votos menos que en 2015, según se encargaron en remarcar desde el Gobierno nacional para minimizar el impacto de la derrota del candidato al que apoyan, Marcelo Orrego.

«Si el triunfo o modelo que armamos acá (en San Juan), que es un frente en el que hay distintas expresiones del peronismo, donde hay movimientos sociales y centrales trabajadoras, ha logrado construir este concepto de unidad, es un modelo que puede plantearse», deslizó con sutileza sobre su futuro político de cara a las elecciones de octubre.

Sin embargo, luego, intentó no agitar las aguas y aseguró que su «horizonte» está en San Juan. «Mi horizonte inmediato es la provincia. Es un altísimo porcentaje (el de las primarias), e indica que yo tengo que estar acá», señaló en diálogo con radio La Red.

Consultado por su vínculo con Roberto Lavagna, fue breve y sagaz. «Tengo una excelente relación. Él plantea un gobierno de unidad, yo comparto», dijo.

Uñac también se refirió a la dura situación económica y social que atraviesa el país y se mostró muy crítico con la administración de Mauricio Macri.

«La situación la veo cada vez más delicada. Hay muchas personas que, aún teniendo trabajo, son pobres. En definitiva, ya ni siquiera trabajando te alcanza. Y no hay nada que te indique que cualquier actividad vinculada a la ganadería, la agricultura, la minería, o al proyecto que se te ocurra, te va a dar una rentabilidad mayor al 70%», señaló. «O cambiamos esta lógica de que sea más rentable quedarse en tu casa y poner la plata en el banco o el empleo va a seguir cayendo», agregó.

Por último, tampoco evaluó con buenos ojos el modo discursivo, más agresivo, que ostentó Macri en sus últimos discursos. «Me sorprende. No sé si el dirigente, que tiene que llevar tranquilidad, deba ponerse nervioso. Quien conduce tiene que persuadir y no enojarse. No me parece el camino correcto», aseveró.

Fuente: Clarín

Compartir: