Premio Nobel de Física: radiación cosmológica y planetas externos al Sistema Solar

El cosmólogo canadiense James Peebles y los planetólogos suizos Michel Mayor y Didier Queloz ganaron el premio Nobel de Física 2019 por sus descubrimientos relativos a la radiación cosmológica de fondo y los primeros planetas externos al Sistema Solar, descubrimientos que cambiaron nuestra imagen del universo.

Peebles, de 84 años, contribuyó al estudio de la radiación cósmida de fondo, es decir el eco del Big Bang que dio origen al universo, y se le atribuyó la mitad del premio. Nacido en Winnipeg en 1935, trabajó en la Universidad de Princeton en Estados Unidos.

La otra mitad fue para los suizos Michel Mayor y Didier Queloz por el descubrimiento de los primeros planetas externos al Sistema Solar.

Mayor, de 77 años, nació en Lausana en 1942 y enseñó en la Universidad de Ginebra. Junto con Quloz, que trabajó entre las universidades de Ginebra y Cambridge, descubrió en 1995 el primer planeta externo al Sistema Solar en torno a una estrella semejante a nuestro Sol.

Las investigaciones que comparten el Nobel son muy diferentes, pero ambas tienen el mérito de haber abierto nuevos caminos, capaces de llevar a una visión nueva del universo.

El descubrimiento de Peebles tuvo el mérito de haber observado las huellas de la evolución del universo en la época del Big Bang, interpretándolas al punto de proponer una imagen completamente nueva, en la cual el universo no estaba hecho solo de estrellas, galaxias y planetas.

La materia visible, en realidad, lo ocuparía solo en una mínima parte, equivalente al 5%, y el restante 95% estaría constituida por la materia oscura, hecha de partículas invisibles y hasta ahora nunca vistas, y de energía oscura, también ella de naturaleza misteriosa.

Descubrir la naturaleza de estos objetos misteriosos es la gran apuesta de la física contemporánea, sobre la cual están investigando cientos de investigadores en todo el mundo y grandes proyectos, como los realizados por el mayor acelerador del mundo, el Large Hadron Collider (LHC) del CERN de Ginebra.

Mayor y Queloz abrieron otra puerta sobre el universo, igualmente sorprendente, demostrando que nuestro Sistema Solar no es único ni una excepción en el universo.

En 1995 los dos astrónomos suizos descubrieron el primer planeta externo al Sistema Solar, en órbita en torno a la estrella 51 Pegasi y llamado 51 Pegasi b (ahora conocido como Dimidio). Era un gigante gaseoso semejante a Júpiter: desde entonces, nuevos planetas fueron descubiertos con los telescopios basados en Tierra y luego con los telescopios espaciales, como el Hubble y los cazadores de planetas Kepler y Tess, ambos de la NASA: fue una auténtica explosión de descubrimientos que en poco más de 20 años permitió descubrir más de 4000 planetas extrasolares.

Muchos de ellos son gigantes gaseosos como 51 Pegasi b, pero se están volviendo cada vez más numerosos los planetas rocosos semejantes a la Tierra.

Fuente : ansalatina.com

Compartir: