Rusia conmemora el Día de la Victoria en un nuevo aniversario del fin de la 2da. Guerra Mundial

Veteranos de guerra, misiles nucleares y coches blindados hicieron parte de la celebración rusa de la victoria sobre la Alemania nazi. El presidente Vladimir Putin aseguró que busca mantener sus fuerzas armadas en un “alto nivel de preparación”.

“Estamos haciendo y haremos todo lo posible para garantizar un alto nivel preparación de nuestras fuerzas armadas para la batalla, el potencial de defensa al nivel más moderno”, afirmó el presidente ruso Vladimir Putin ante una Plaza Roja llena de uniformados y civiles que se reunieron para celebrar el triunfo del ejército soviético sobre los nazis al final de la Segunda Guerra Mundial.

El desfile del 9 de mayo es un importante evento para reavivar el sentimiento patriótico en Rusia. Anualmente, la fecha sirve de plataforma para exhibir el arsenal militar y reivindicar la política exterior rusa. “Hacemos un llamado a todos los países para reconocer nuestra responsabilidad común para crear un sistema de seguridad que sea efectivo y equitativo para todos”, sentenció Putin en su discurso en la Plaza Roja.

Dos conmemoraciones de la victoria en Europa y Rusia

El miércoles 8 de mayo se celebra el fin de la Segunda Guerra Mundial en Europa, en Rusia, el Día de la Victoria se conmemora el 9 de mayo. La razón se explica en la hora en que se firmaron las capitulaciones alemanas. El mariscal alemán Wilhem Keitel firmó la rendición de su país a las 22:43 del 8 de mayo de 1945 en Berlín, en ese momento eran las 0:43 del día siguiente en Moscú, y por lo tanto fueron consignadas en esa fecha en ese país.

En la Unión Soviética la primera celebración oficial de esta fecha se realizó en 1965, y en la Federación Rusa, después de la disolución de la URSS, se retomó la conmemoración en 1995.

En años anteriores, las celebraciones del 9 de mayo convocaban a líderes políticos de distintas partes del mundo, tradicionalmente jefes de Estado de las exrepúblicas soviéticas. Pero este año, solo se destacó la asistencia de Nursultán Nazarbáyev, presidente de Kazajistán desde 1990 hasta su renuncia en marzo pasado. El Kremlin dijo que este año no se enviaron invitaciones a jefes de Estado, pero que el próximo año, para la conmemoración de los 75 años del fin de la Segunda Guerra Mundial (en Rusia se conoce como “Gran Guerra Patria”), se realizará un evento multitudinario.

El Día de la Victoria para impulsar la popularidad de Putin

Las actividades de este 9 de mayo llegan en medio de un momento de retracción de la economía rusa. Según Reuters, Rusia completa seis años de caída en su ingreso real y las calificaciones financieras siguen siendo negativas. Esto se ha reflejado en la imagen de Putin. En abril, los índices de popularidad del presidente alcanzaron el 66%, 23 puntos porcentuales por debajo a sus cifras de aceptación hace cuatro años.

Pero eso no impidió que este jueves la Plaza Roja estuviera llena de militares y ciudadanos que recordaron a sus héroes caídos en la guerra. Para los analistas, el Día de la Victoria impulsa el sentimiento patriótico y revive el papel de Rusia como potencia militar.

Comunmente, los desfiles de esta fecha sirven para mostrar al mundo la modernización del armamento ruso disponible en el mercado. Sin embargo, los expertos militares dicen que Rusia todavía tiene que enfrentar algunos obstáculos para producir en masa algunos de sus equipos más nuevos, como el tanque de batalla T-14 Armata que desfiló este 9 de mayo por la Plaza Roja.

Además de estos tanques, este 9 de mayo se exhibieron los misiles de defensa S-400, que Moscú ha desplegado en Siria para proteger sus fuerzas en ese país, y los misiles nucleares intercontinentales Yars. En los cerca de 20 años al frente de la política rusa, Putin ha incrementado significativamente el gasto militar en su país, que sumado a su presencia en Siria o Ucrania, le ha otorgado al ejército un importante foco de atención política.

Fuente: France24.com

Compartir: