Se realizó el sorteo de la siguiente fase de la Copa Libertadores 2019

River va en octavos con Cruzeiro y Boca, con Paranense. Recién podrían cruzarse en semifinales. Mirá los rivales de San Lorenzo y Godoy Cruz y los de los equipos argentinos en la Sudamericana.

Había grandes expectativas por saber qué determinaría el sorteo de los octavos de final de la Copa Libertadores. Estaba latente la posibilidad de que haya otro Superclásico copero, cuando aún es reciente la final que jugaron en diciembre del año pasado, cuando el conjunto Millonario se quedó con la Copa en Madrid. Sin embargo, no habrá cruce entre los dos colosos del fútbol argentino… Por ahora.

River y Boca, de acuerdo a lo que dejó el azar de las bolillas, podrían enfrentarse en las semifinales. Si eso sucede, la ida se juega en el Monumental y la vuelta en la Bombonera, dado que el equipo de Gustavo Alfaro terminó primero en su grupo y River, segundo. En octavos ambos chocarán contra equipos brasileños.

El papelito que salió de la primera bolilla, sacada del bombo de los segundos, fue casualmente la del actual campeón de América. La sacó Juan Fernando Quintero, nada menos. Y movió sus manos con la misma calidad con la que maneja la pelota en sus pies. El crack colombiano, clave en la conquista del continente por parte del equipo de Marcelo Gallardo el año pasado, fue invitado por la Conmebol para ser premiado por haber sido una de las grandes figuras en la última edición y por su gol en el Santiago Bernabéu.

Hubo ruidos de asombros en la sala cuando Frederico Nantes, el director de competiciones de la Conmebol leyó “River Plate”. Muchos, tal vez, estaban palpitando la posibilidad de otro Superclásico. Pero de la primera bolilla del bombo de los primeros, que tomó Roque Santa Cruz, el delantero paraguayo de Olimpia, salió Cruzeiro, que históricamente fue una bestia negra para el club de Núñez. Hasta que llegó Gallardo y saldó ese pagaré en los cuartos de final de la Copa 2015, cuando lo goleó 3-0 en el Mineirao, tras caer 1-0 en el Monumental. Otra vez, la serie se definirá en Belo Horizonte.

A River, al igual que el año pasado no le quedó un cuadro favorable. Si deja en el camino al poderoso Cruzeiro (quedó como el segundo mejor primero tras cinco triunfos y una caída en su grupo), puede chocar con San Lorenzo en cuartos de final y en semis con Boca. Dos clásicos. Pero ya lo dijo el Muñeco. “Más difícil que lo que nos tocó el año pasado no va a haber”. En 2018, River alzó la Copa Libertadores tras superar a Racing, Independiente, Gremio y Boca.

Boca irá por la parte baja del cuadro, del mismo lado de River. A su rival ya lo conoce. Es que viene de enfrentarse con Atlético Paranaense en el Grupo G. Cayó 3-0 en Curitiba y le ganó la semana pasada 2-1 en la Bombonera. El gol de Carlos Tevez sobre la hora significó que el conjunto de Alfaro defina como local ya que por ese tanto terminó primero, desplazando a Paranaense. Que tocaran dos rivales del mismo grupo generó sonrisas en los asistentes al sorteo.

Entre ellos estuvieron los presidentes de River y Boca, Rodolfo D’Onofrio y Daniel Angelici, respectivamente, acompañados de Ignacio Villarroel, secretario de la institución de Núñez y de Nicolás Burdisso, manager Xeneize. Estos dos últimos se sentaron en medio de los dos titulares de cada club. Conmebol les había dado las ubicaciones para que los representantes de River y Boca quedarán al lado. ¿Qué se hubieran dicho o qué caras hubieran puesto si el bolillero determinaba un River-Boca? Eso fue lo que sucedió más temprano cuando la Conmebol hizo un simulacro del sorteo. El único cruce que se repitió fue Emelec-Flamengo

Por su parte, San Lorenzo, ya con el reemplazante de Jorge Almirón en el banco de suplentes, se enfrentará con el otro Ciclón, el paraguayo, Cerro Porteño. Definirán en Asunción. Y Godoy Cruz, del otro lado del cuadro, tendrá un duro rival, Palmeiras, el de mejor performance en la fase de grupos. La serie arrancará en Mendoza y culminará en San Pablo. Los octavos de final se jugarán a fines de julio (22,23,24, las idas y 30,31 o 1 de agosto las vueltas), un par de semanas después de que finalice la Copa América. Y la final -única por primera vez- será el 23 de noviembre en Santiago de Chile. Esta vez no habrá Superclásico en el partido decisivo. En el mejor de los casos, llegará uno de los dos.

Antes se había llevado a cabo el sorteo de los cruces por la segunda fase de la Copa Sudamericana. Los choques de ida serán: Águilas Doradas (Colombia)-Independiente, Argentinos Juniors-Deportes Tolima (Colombia) y River Plate (Uruguay)-Colón.

Fuente: Clarín

Compartir: