El stock de Leliq ya es de $1,2 billones, el 87% de la base monetaria

El stock de Leliq marcó ayer un nuevo récord, al superar los $1,2 billones. La dinámica espiralizada comenzó el 1 de octubre con la implementación del plan Sandleris de crecimiento cero en la base monetaria y llevó a que se acerque a alta velocidad a los niveles que desembocaron en la explosión de las Lebac, cuyo pico fue de $1,4 billones.

A principios de marzo, el stock superó por primera vez $1 billón y quedó a $500.000 millones del récord de las Lebac. Desde entonces, en sólo 4 meses, ya recorrió la mitad de esa diferencia. La súper tasa, cuyo pago se acumula sobre el capital, hace que la bola circule a una velocidad cada vez mayor.

Lo cierto es que ayer el stock de leliq se incrementó en $46.932 millones y alcanzó los $1.237.970 millones. El pico de las Lebac había sido en abril del 2018 cuando llegó a $1.459.031 millones. A diferencia de las Lebac, las Leliq tienen vencimiento semanal y el pago de los intereses del 59% que el BCRA le ofrece a sus tenedores, los bancos, se van acumulando. Durante la siguiente semana, el stock pasa a incorporar el valor de esos intereses. Sólo en lo que va de julio, el BCRA generó deuda por $57.048 millones por lo que ofrece con las Leliq.

Desde que empezó el actual programa monetario, los intereses realizados generaron un gasto cuasifiscal de $436.481 millones. Casi un tercio de la base monetaria. Esos intereses, al sumarse semana a semana al capital, son la explicación de la aceleración constante del stock.

El analista financiero Christian Buteler se refirió al tema: “Hay algunos factores a tener en cuenta. Uno es que, sí, crece a mucha velocidad y eso es porque lo hace a una tasa de 60% o 70% de capitalización semanal. Es una velocidad importante. Y a eso hay que sumarle que el BCRA tiene, a diferencia de lo que ocurría con las Lebac, la obligación de cumplir una meta monetaria de crecimiento 0% a la que se comprometió con el FMI. Tiene que absorber para cumplirla y eso obliga a subir esa tasa que capitaliza semanalmente. A eso hay que sumarle que el Central está comprando dólares al Tesoro, lo que implica más emisión monetaria y por ende la obligación de absorber más. Y la dificultad es cómo se resuelve; si el BCRA supiera cómo, ya lo habría hecho”.

Las Leliq son el instrumento clave del BCRA en su búsqueda de contener la demanda de dólares, que aun así hasta junio llegó a un drenaje neto de US$13.581 millones, entre fuga de residentes y no residentes. De ahí las dificultades de bajar la tasa.

Las proyecciones del FMI respecto al stock de Leliq se hacen eco de las necesidades sostener las altas tasas de interés, para competirle al dólar y las expectativas de devaluación. Los números resultan alarmantes: para el cierre del 2020, el Fondo prevé una suba de 80% en el stock. De esa forma, el año que viene terminaría con un total de Leliq en manos de los bancos por $1.987 millones. Superaría por mucho el récord alcanzado por las Lebac, justo antes del shock. Lo proyectado para el 2024 es $4 billones. Ahí la gran dificultad, si se llega a semejantes números, es que quienes tengan depósitos bancarios continúen creyendo en la sostenibilidad del esquema.

Desde el CESO destacaron la contracara del fenómeno Leliq: las ganancias de los bancos privados, cuyo stock de Letras es de $637.207 millones. Lo llamativo es que la rentabilidad del sector se multiplicó al mismo tiempo que la actividad de la intermediación financiera se desplomó.

Fuente: BAE Negocios

Compartir: