Suecia archiva la investigación contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange

Su abogado dice que es “una victoria total” mientras la policía británica asegura que detendrá al fundador de Wikileaks si abandona la embajada ecuatoriana en Londres

La Fiscalía sueca ha decidido archivar la investigación preliminar abierta por un supuesto delito de violación en 2010 contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, refugiado en la Embajada de Ecuador en Londres desde hace cinco años para evitar ser extraditado a Suecia. Assange ha celebrado la noticia con un mensaje sin palabras y una amplia sonrisa en Twitter mientras su abogado ha reaccionado diciendo que es “una victoria total para nosotros”. Mientras, la mujer que le había demandado mantiene su acusación y cree que la decisión de la Fiscalía es “un escándalo”, según ha comunicado su abogada.

Assange, de 45 años, inició su encierro en la Embajada ecuatoriana de Londres en junio del 2012 para evitar la extradición a Suecia, acusado de abusos sexuales y violación por dos mujeres. Assange sostiene que ha sido víctima de una trama para forzar en última instancia su extradición a Estados Unidos, donde podría ser juzgado por la publicación de documentos militares y diplomáticos estadounidenses de carácter confidencial.

En noviembre, tras una serie de complicaciones en el proceso, Assange fue finalmente interrogado en la embajada de Londres por un fiscal ecuatoriano en presencia de magistrados suecos.

Y reiteró en aquella ocasión que era completamente inocente y que las relaciones sexuales que mantuvo con la denunciante en Estocolmo fueron consentidas. La fiscalía sueca tenía hasta este viernes para prorrogar o no la petición de encarcelación en un tribunal de Estocolmo.

Un portavoz de Scotland Yard recalcó que Assange sería en cualquier caso detenido en cumplimiento de la orden de arresto que pesa sobre él por haber incumplido las condiciones de la fianza que le obligaba a entregarse a los tribunales el 29 de junio del 2012.

Cuando arrancó la investigación de la fiscalía sueca en diciembre del 2010, Assange fue detenido y pasó 10 días en una celda de la prisión de Wandsworth. Tras el pago de la fianza pasó 550 días en arresto domiciliario, hasta que pidió asilo político y se refigió en la embajada ecuatoriana.

Scotland Yard mantuvo una estrecha vigilancia de 24 horas al día en la sede diplomática del barrio de Knightsbridge. En 2015 se redujo la presencia policial, aunque la policía ha indicado que no ahorrará “ningún esfuerzo” para detener a Assange en cuanto ponga el pie en la calle, aunque sea por una ofensa “mucho menor”.

Fuente: El Mundo

Compartir: