El Tribunal Supremo de España eleva la condena a los violadores de La Manada a 15 años

El Tribunal Supremo ha elevado a 15 años la condena de los cinco miembros de ‘La Manada’ al concluir que fue una violación y no abusos sexuales ya que se valieron de un «auténtico escenario intimidatorio» para agredir sexualmente a la víctima en un portal durante los sanfermines de 2016 sin que esta pudiera hacer otra cosa que adoptar «una actitud de sometimiento». El alto tribunal ha estimado así este viernes los recursos de casación presentados por las acusaciones en contra de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra, que el pasado mes de diciembre confirmó la pena inicial de 9 años por abusos sexuales con prevalimiento fijada la Audiencia de Navarra, aunque ha dejado la pena por debajo de los 18 años que pedía la Fiscalía.

El fallo, adelantado este mismo viernes por el Supremo tras celebrar la vista oral para estudiar los recursos de acusaciones y defensa, condena a José Ángel Prenda, Jesús Escudero, Alfonso Jesús Cabezuelo, Antonio Manuel Guerrero y Ángel Boza como autores de un delito continuado de violación con las agravantes específicas de trato vejatorio y actuación conjunta de dos o más personas. Guerrero ha sido condenado a dos años más por robar a la víctima el móvil. Todos ellos se encontraban hasta ahora en libertad provisional a la espera de la sentencia firme, pero ya han sido detenidos para su ingreso en prisión, según han confirmado fuentes policiales a TVE.

A la espera de que se conozca la sentencia completa para conocer la argumentación, fuentes jurídicas han adelantado que el Supremo ha concluido que los hechos probados «no pueden constituir un delito de abuso sexual, sino un delito de violación», ya que el relato fáctico que recogen ambas sentencias previas «describe un auténtico escenario intimidatorio, en el que la víctima en ningún momento consiente a los actos sexuales llevados a cabo por los acusados».

La Sala Segunda argumenta que esta «situación intimidante» hizo que la víctima, que fue violada en un portal de Pamplona en los sanfermines de 2016, «adoptara una actitud de sometimiento, haciendo lo que los autores le decían que hiciera, ante la angustia e intenso agobio que la situación le produjo por el lugar recóndito, angosto y sin salida en el que fue introducida a la fuerza». Las circunstancias personales de la víctima y los acusados, prosigue el tribunal, fue «aprovechado por ellos» para agredirla sexualmente hasta en diez ocasiones con penetraciones bucales, vaginales y anales.

Agravantes: trato vejatorio y actuación conjunta de dos o más personas

De los hechos probados tanto en la sentencia de la Audiencia de Navarra y del TSJN, el Supremo concluye que además del delito continuado de violación que recoge el Código Penal en sus artículos 178 y 179 concurren dos agravantes específicas de este delito: el trato vejatorio o degradante para la víctima y la actuación conjunta de dos o más personas (artículos 180.1.1ª y 2ª).

El Supremo ve trato vejatorio en el hecho de que los acusados penetraran simultáneamente a la víctima y en que hicieran además «alarde» de estas prácticas sexuales «jactándose de su obrar» en los vídeos que grabaron de la violación.

El alto tribunal también estima que del relato de los hechos probados se desprende con «claridad» que debe aplicarse la agravante de la acción conjunta «sin que ello implique valorar dos veces una misma actuación». En un comunicado, el Supremo añade que «el delito podría haberlo cometido una sola persona de las características físicas y de edad de cualquiera de los acusados, y la situación intimindante que describe el relato hubiera sido la misma: superioridad numérica, que fue aprovechada por los acusados para una mayor impunidad y aseguramiento del delito cometido».

Por otra parte, el tribunal cree que también hubo un «error de calificación jurícica» en las sentencias previas al considerar que solo hubo un único delito continuado de abusos sexuales -en este caso- cuando por la pluralidad de intervinientes y de actos agresivos, la «correcta calificación» hubiera sido considerar a los acusados autores y partícipes «de una pluralidad de delitos de agresión sexual». Sin embargo, añade que no puede pronunciarse al respecto porque este extremo no ha sido objeto de impugnación.

Fuente: RTVE.es

Compartir: