Visita oficial: el presidente de Brasil Jair Bolsonaro respaldó a Mauricio Macri

De visita en la Argentina, Bolsonaro llamó a votar a Macri
Con la gorra puesta
El Presidente recibió a Bolsonaro, que llamó a que “Dios ilumine a los argentinos” para que voten a Macri en las elecciones. Está por verse cuánto lo ayudará el apoyo. Al grito de “Tu odio no es bienvenido”, una multitud repudió en Plaza de Mayo la visita por sus posiciones racistas, homofóbicas y ultraliberales.

“No queremos nuevas Venezuelas en la región”. Con esa frase bajo el brazo, el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, llegó a la Argentina para hacer campaña por la reelección de Mauricio Macri. Muy lejos de la máxima de la diplomacia internacional que llama a los jefes de Estado a no inmiscuirse en asuntos de política interna de otros países, el mandatario brasileño hizo un enfático y curioso pedido para las elecciones nacionales: “Dios ilumine al pueblo argentino en las próximas elecciones para que voten con la razón y no con la emoción”. Aunque no lo especificó, para él esto implicaría no acompañar las propuestas opositoras y sí el proyecto de Cambiemos financiado por el Fondo Monetario Internacional. En paralelo, por la tarde organismos de derechos humanos lo repudiaron con una movilización frente a la Plaza de Mayo.

Luego de visitar Estados Unidos, Israel y Chile, entre otros países, finalmente Bolsonaro realizó una visita oficial a la Argentina. El encuentro entre los mandatarios se produce en un momento en que ambos están muy debilitados políticamente, el primero a seis meses de asumir, el segundo a seis meses de terminar su (¿primer?) mandato. Acompañado por una extensa comitiva –que incluyó a su esposa Michelle y su hijo, Eduardo– y con una agenda sumamente apretada (estará menos de 24 horas en la Argentina) Bolsonaro llegó al país después de las 10 de la mañana.

En la explanada de la Casa Rosada lo esperaron con la Fanfarria Alto Perú, del Regimiento de Granaderos a Caballo “General San Martín”, que le rindió los honores correspondientes. Previamente Bolsonaro había depositado una ofrenda floral ante el Monumento al Libertador San Martín, ubicado en el barrio de Retiro.

Antes de dar su primera declaración conjunta en el Salón Blanco de la Casa Rosada, ambos mantuvieron una reunión bilateral, en la que, según informó oficialmente la cancillería, “reafirmaron los vínculos de amistad y cooperación que unen a ambos países y abordaron temas de agenda bilateral, regional e internacional”.

Con la campaña electoral argentina ya en marcha, ambos presidentes hicieron esfuerzos por mostrar buenas noticias en medio de sus respectivas crisis económicas. Hubo elogiosas palabras del mandatario brasileño hacia Macri por sus negociaciones para lograr un acuerdo comercial entre el Mercosur y la Unión Europea. En rigor, se trata de gestiones que el líder de Cambiemos viene intentando sin éxito desde prácticamente el inicio de su gobierno. El problema central es la posición de Francia, que adoptó una actitud proteccionista y de cuidado a su mercado interno.

“Estamos en la inminencia de firmar un acuerdo entre el Mercosur y la Unión Europea. Felicitaciones a vuestra excelencia por este trabajo, por la forma cómo trabajo en eso”, aseguró Bolsonaro. En la misma línea, Macri pidió reconfigurar a la unidad de la región: “Hay que girarla no sólo de una integración y aprovechamiento en la integración de nuestros mercados, sino de que esta integración tiene que estar focalizada también en cómo nos incluimos, en cómo nos insertamos en el desarrollo global que es fundamental para el futuro de nuestros países”. Minutos más tarde, durante el brindis y almuerzo en honor al jefe de Estado brasileño, Macri hizo la misma promesa que su par: “Estamos muy cerca de un acuerdo con la Unión Europea, y también con el EFTA (siglas en inglés para Asociación Europea de Libre Comercio), con Canadá y con Corea. Eso nos va a permitir darle un dinamismo distinto a nuestro sector industrial y a la agricultura, donde creemos que tenemos un gran desarrollo a futuro”, resaltó.

Leales a la posición trazada por el gobierno de Estados Unidos, ambos se refirieron al conflicto venezolano y criticaron al presidente Nicolás Maduro. Macri eligió abordar el tema haciendo alusión al compromiso con la “defensa de los derechos humanos” y la democracia que llevan adelante tanto Argentina como Brasil. No fueron los mismos términos que utilizó Bolsonaro, fuertemente criticado por los retrocesos en materia de derechos humanos en su país. Sin embargo, eso no impidió que compartieran la crítica de fondo al gobierno de Maduro. “Seguiremos haciendo todo lo posible, desde acá, para ayudar a que se reestablezca la democracia en Venezuela”, prometió Macri, uno de los primeros en reconocer a Juan Guaidó como autoproclamado “presidente designado” del país caribeño.

Durante el mensaje protocolar emitido en el Salón Blanco no hubo espacio para preguntas de los periodistas, ni para los típicos chascarrillos futbolísticos del Presidente. De hecho, Macri buscó en varias oportunidades, y sin éxito, la mirada cómplice de Bolsonaro cuando le dedicaba algún guiño de su discurso.

El momento más distendido llegó después, durante el almuerzo en el Museo del Bicentenario, ubicado a pocos metros de la Casa Rosada. Allí, además del jefe de Gabinete, Marcos Peña, y los ministros Jorge Faurie, Dante Sica, Patricia Bullrich, Oscar Aguad, estuvo presente el resto de los miembros del gabinete como Rogelio Frigerio, Andrés Ibarra y Sergio Bergman, entre otros. Los únicos opositores fueron el diputado Marco Lavagna y el senador Miguel Angel Pichetto.

Dos asistencias que llamaron la atención fueron las del titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, quien se saludó afectuosamente con funcionarios y legisladores nacionales. Además de ser un íntimo amigo de Macri, Arribas desarrolló buena parte de su actividad profesional en Brasil como empresario y representante de jugadores de fútbol hasta que fue nombrado como jefe de los espías. La segunda fue la presencia fue la del “hermano de la vida” de Macri, el empresario Nicolás Caputo. Nicky charló entre risas con Peña y buena parte de los funcionarios. Ambos estuvieron sentados en una de las mesas más importantes junto con Eduardo Bolsonaro, la ministra Carolina Stanley, el secretario general de la Presidencia, Fernando De Andreis y el secretario de Medios, Jorge Greco.

Con un mensaje en su cuenta de Twitter, el diputado e hijo de Bolsonaro dejó en claro el motivo de la visita de su padre: “En algunos meses de los gobiernos de Bolsonaro y Macri, las relaciones Brasil-Argentina produjeron más frutos que en décadas de gobiernos anteriores, notoriamente de izquierda. Esperamos que esta próspera amistad no termine en 2019”, aseguró sin mencionar un sólo dato que la primera afirmación.

Ya en el cierre del brindis, antes de sentarse a comer el menú de centolla fueguina, bife de lomo y tarta de chocolate, Bolsonaro se despidió con una frase propia de su fervor ultrareligioso que no se condice con la diatriba anticorrupción del macrismo: “Siempre les digo: ‘nosotros combatimos la corrupción’, sí. Pero algo mucho, mucho más importante para combatir es el tema ideológico. Eso no puede volver a ningún país de América del Sur. Así como le debo mi vida a Dios, también debemos a Dios esta libertad maravillosa que tenemos. Si la corrupción se lleva algo concreto, la ideología se lleva algo a lo que sólo se le da valor después que se pierde, que es la libertad que tenemos en este momento”. Todavía no había probado los vinos D.V. Catena Malbec y Chardonnay elegidos especialmente para la ocasión cuando sentenció: “Dios por encima de todos”.

Fuente: Página 12

Compartir: